viernes, 30 de marzo de 2007

Te amo



Ven, como hasta hoy lo has hecho. Sin miedos. Recuerda que aquí para tí estaré. Toma mi mano y camina conmigo. Pasaremos muchas alegrías, sin embargo, también sinsabores habrá; no me sueltes, siéntete segura, apóyate en mí.

Hoy, una niña apenas eres. Sé que algún día mi diestra soltar querrás, y sola, tu vida continuar; pero en la distancia aún, contigo siempre estará.

Deja que mi mano te guie hasta donde pueda y jamás olvides que tu pilar será; el apoyo, que siempre conmigo tendrás.

Te amo


2 comentarios:

Cicero dijo...

Vaya, sabes querer, hombre, ¡bien!
Si mi padre hubiera sido asi.
Saludos

Anónimo dijo...

Uyyyy que bello. Bravo papá!!!